Compartir

Después de la noche más larga y oscura del año, un número récord de habitantes de Tasmania y otros australianos llegados desde todo el país, celebraron el solsticio de invierno (austral), arrojándose desnudos al amanecer en el gélido río Derwent que atraviesa la ciudad de Hobart, la más sureña de Australia. El evento, que cierra el festival invernal de las artes de dos semanas llamado Dark Mofo, congregó a 1020 estoicos bañistas de todas las edades. Los organizadores no dieron abasto con las toallas puestas a su disposición.

La gran participación es probablemente debida al inicio curiosamente leve del invierno en Hobart, con temperaturas de hasta 17 grados durante el día. Al amanecer, hacía 4º y en el agua, 14°: un lujo. “Es una buena ocasión para estar desnudos”, dijo el lugareño Gary Molloy, quien participó por primera vez. “Es bello ver la nieve en las montañas, quitarse la ropa y arrojarse al agua”, indicó. El año pasado hicieron lo mismo expedicionarios de las estaciones subantárticas y antárticas de Australia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here