Compartir
La policía de Nepal arrestó hoy a alrededor de 300 manifestantes, entre ellos exniños guerrilleros, que protestaban frente a la sede del maoísta Partido Comunista de Nepal (CPN-MC), antigua guerrilla y hoy en la coalición de Gobierno, en demanda de las compensaciones aprobadas tras el proceso de paz.
Los excombatientes, apostados en la zona desde ayer por la noche, fueron arrestados debido a que su presencia “estaba afectando al funcionamiento de la sede principal del partido gobernante”, informó hoy a Efe el jefe de la Policía de Katmandú, Bikram Singh Thapa, que añadió que cientos de policías fueron movilizados en esta operación.
Los exguerrilleros se manifestaban por no haber recibido los beneficios que el Ejecutivo concedió a los combatientes maoístas en el proceso de paz de 2007, en el que se acordó que serían reclutados por el ejército nepalí o percibirían una compensación económica al deponer las armas de entre 500.000 y 800.000 rupias (entre 4.240 y 6.780 euros al cambio de hoy).
Sin embargo, de los 19.000 guerrilleros que lucharon en el bando maoísta entre 1996 y 2006, según datos de la ONU, alrededor de 4.000 no pudieron acogerse a estos beneficios por ser menores de edad o por haber sido reclutados por la guerrilla después de 2007.
“Luchamos contra el estado dejando apartado todo, incluso nuestra educación, pero no hemos recibido nada de nuestro partido, pese a que está liderando el Gobierno”, dijo a Efe uno de los organizadores de la protesta, Lenin Bista, que anunció que las movilizaciones continuarán.
El primer ministro nepalí entre 2011 y 2013 y antiguo líder del movimiento maoísta, Baburam Bhattarai, anunció en 2012 que este grupo de exguerrilleros recibiría una compensación de 200.000 rupias (1.696 euros), una medida sobre la que aún debe pronunciarse el Tribunal Supremo del país.
“El Ejecutivo está listo para abonar esa cantidad una vez que el Tribunal Supremo dicte su fallo”, dijo a Efe Mani Thapa, dirigente del CPN-MC del primer ministro, Pushpa Kamal Dahal, que gobierna en coalición con el Partido del Congreso Nepalí.
La insurrección maoísta en Nepal comenzó en febrero de 1996 y finalizó en diciembre de 2005 con un acuerdo de paz con el Gobierno, que fue firmado en 2006.
La gran mayoría de los excombatientes maoístas depusieron las armas a cambio de compensaciones económicas, mientras que poco más de 1.400 optaron por unirse al Ejército tras el acuerdo de paz.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here