Compartir

Los operativos se realizaron en sus viviendas de Recoleta y Río Gallegos, luego de que el Senado habilitara el proceso tras el pedido del juez Bonadío

Luego de que el Senado de aprobara los allanamientos en los domicilios de Cristina Fernández de Kirchner, tras el pedido del juez Claudio Bonadio, la Policía Federal llevó a cabo los operativos este jueves. El departamento de Recoleta fue el primero de los tres inmuebles donde se hicieron los procedimientos.

Durante la tarde, personal policial de civil entró a la casa de Río Gallegos y, cerca de las 19, terminó la inspección. En Recoleta, el allanamiento se extendió hasta la noche. En tanto, el operativo en la vivienda de El Calafate se hará este viernes. ¿Qué hizo la expresidenta durante ese tiempo?

Cristina Kirchner durmió en la casa de su hija, Florencia, en la calle San José 1111 del barrio de Constitución, según informó TN.Decenas de manifestantes de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) se movilizaron hasta la puerta de esa propiedad para apoyar a la senadora de Unidad Ciudadana. Un par de horas después de que empezaran los operativos, Cristina viajó hasta el Instituto Patria, donde se mantuvo hasta la noche.

Por otro lado mantuvo un silencio absoluto. Los únicos que cuestionaron los procedimientos fueron los abogados de la ex presidenta. Tanto Gregorio Dalbón como Carlos Beraldi hablaron de un “proceso irregular” e insistieron en que pedirán un “juicio político” contra Bonadío.

Los allanamientos

Pasado el mediodía, llegaron al edificio ubicado en Uruguay y Juncal una gran cantidad de agentes de la Policía Federal y la Infantería con un importante equipamiento. En ese despliegue técnico, miembros de la Policía Científica llevaron al menos siete valijas con equipos especiales, maletines y escáneres. Los policías entraron con testigos al departamento.

Bonadío no buscaba encontrar plata en las propiedades, sino que el objetivo pasaba por otro lado: verificar si los espacios físicos de los inmuebles coinciden con las descripciones que escuchó en su despacho. Los allanamientos se hicieron sin los condicionamientos que había planteado Cristina: que no hubiera cámaras para evitar la difusión de imágenes, que fueran presenciados por sus abogados y un senador elegido por ella, que resguardaran sus objetos personales y que no rompieran las paredes.

La Justicia sospecha que Cristina instrumentó junto a varios ex funcionarios una red de sobornos provenientes de la obra pública y del sector energético. Oscar Centeno, el ex chofer del ex funcionario K Roberto Baratta, la mencionó en las anotaciones en las que describió cómo llevaba bolsos llenos de plata en el auto oficial que manejaba.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here