Compartir

Las víctimas tienen un kiosco en una zona rural de Caucete. Los delincuentes huyeron con $4.160 y distintos aparatos.

Una pareja mayor vivió una noche de terror el último jueves al ser sorprendida por cuatro asaltantes armados en su casa ubicada en Pozo de los Algarrobos, Caucete. Al parecer, los malvivientes efectuaron tres disparos al aire y eso provocó que las víctimas salieran a investigar qué eran esos estallidos. Una vez afuera, los sujetos apedrearon al hombre y luego uno de ellos le dio un fierrazo que le abrió la cabeza, mientras que a su mujer le pusieron un arma en la cabeza y la llevaron adentro. El feroz asalto duró unos 10 minutos y luego los delincuentes escaparon con un TV LCD de 32 pulgadas, un reproductor de DVD, un celular, una pequeña radio y 4.160 pesos, indicaron Orlando Balmaceda (62, expanadero) y Teresa López (67), la pareja asaltada.

Eran las 21.50 cuando los estruendos interrumpieron la cena de la pareja en su casa (tienen un kiosco), en la esquina de Paso de los Andes y Roque Sáenz Peña. “Mi marido le había prendido fuego a un tronco y pensé que las llamas habían alcanzado su camioneta, que estaba cerca. Cuando salimos, nos encontramos con los ladrones, que se tapaban las cabezas con las capuchas de su ropa”, relató Teresa.

Orlando se había adelantado unos pasos y al ver a los sujetos escondidos detrás de un sauce cercano a la calle, los insultó. “Me tiraron piedras y dos se me vinieron encima. Ahí uno me pegó con un caño de hierro en la cabeza y quedé mareado. Me tiraron al piso y me brotaba la sangre, no podía ver. Antes de huir, uno me ayudó: me echó agua en la cabeza”, dijo el hombre.

Esos dos sujetos se quedaron reteniendo al jubilado en el piso, mientras que sus cómplices se le fueron a Teresa. “Me empujaron y uno me puso el arma en la cabeza y en la nuca. Querían plata y le decían a mi marido: ‘sabemos que sos panadero, danos la plata’”, precisó la señora. López explicó que mientras el sujeto le apuntaba con un revólver, el otro revisó la casa. “Se llevaron el televisor, el DVD, una radio, mi celular, 4.000 pesos de la jubilación de mi esposo y 160 pesos que eran del kiosco. También se llevaron un microondas, pero lo encontramos tirado a una cuadra”, comentó Teresa. Y agregó: “Desde 1961 vivo aquí y jamás nos pasó algo así. En esta zona ya le han robado a varios vecinos en sus casas. Ahora tendremos que tomar precauciones”, finalizó la mujer.

FUENTE:Diario de Cuyo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here