Compartir

Estábamos en Parque Guell disfrutando de nuestro único día en Barcelona. Y de pronto entran caer mensajes en nuestros celulares. Nuestros familiares y amigos de Buenos Aires querían saber cómo estábamos, acababa de ocurrir un atentando en el centro, en Las Ramblas. Una hora antes estábamos caminando por esa hermosa avenida en donde una camioneta atropelló a decenas de personas y se llevó al menos hasta ahora una vida.

El atentado de Barcelona contado en primera persona - Imagen 1

 

Con mis cuatro hijos y mi marido nos miramos entre sorprendidos y asustados. No podíamos creer lo que escuchábamos. Pero estar en el lugar de los hechos nos obligó a creerlo con más fuerza que nunca. En minutos las calles quedaron vacías. Y nosotros subimos al auto para tomar la ruta contraria al lugar del atentado y salir de la ciudad. Es que paramos en las afueras en casa de unos amigos. Nuestro plan era quedarnos hasta la noche y pasear por la Barceloneta, pero todo se apagó.

El atentado de Barcelona contado en primera persona - Imagen 2

De pronto estábamos en el auto escuchando las noticias en la radio, respondiendo mensajes a los seres queridos para darles tranquilidad de que estábamos bien. Y la ruta de salida de la ciudad estaba atestada porque había controles por todos lados y la ciudad estaba acordonada. Pasamos los controles de 3 policías y salimos hacia Tarragona. A los 5 minutos escuchamos en la radio que esos controles por los que pasamos fueron atropellados por otro auto.

El atentado de Barcelona contado en primera persona - Imagen 3

Se nos estrujó el corazón. El silencio lo cubría todo. El sol caía sobre las montañas. Nos alejábamos de la preciosa Barcelona que un día como hoy se entristeció. Un día que nunca olvidaremos. El día del atentado en la ciudad de Gaudí en el que vivimos muy de cerca la maldad.

Nada más que dolor…

Por Tamara Herraiz

Deja tu Comentario