Compartir

Ocurrió en la localidad brasileña de Itajaí, en el litoral catarinense.

Desde hace nueve años, la parroquia de San Cristóbal, ubicada en la ciudad de Itajaí, en el estado de Santa Catarina (Brasil), ha tocado la campana todos los días a cada hora desde las 7:00 hasta las 18:00.

Pero la Policía irrumpió el pasado sábado 16 de septiembre en una iglesia para confiscar la campana eléctrica, a partir de la denuncia de una persona respecto a que el instrumento “perturbaba el sosiego ajeno”.

La denuncia fue presentada por Maico De Alcântara, capitán de Cuerpo de Bomberos en Itapema, que reside cerca del templo en Itajaí.

En declaraciones al Diario Catarinense, De Alcântara indicó que el repicar de la campana lo molesta porque él trabaja durante las noches y llega a su casa a las 7:00 para descansar.

“Desde la mitad del año pasado estoy hablando con el párroco para llegar a un acuerdo. Como no hicimos ninguno, llamé a la policía y denuncié a la capilla”, afirmó.

Los oficiales fueron al templo en la mañana del sábado y esperaron el toque de la campana. Luego ingresaron y confiscaron el equipo electrónico que permitía su funcionamiento. Estos objetos fueron enviados al Tribunal de Justicia de Santa Catarina.

La policía de Itajaí señaló que, como no poseen equipos para verificar el nivel de decibeles, decidieron proceder a partir de la denuncia realizada por De Alcântara y tras escuchar la campana.

La Parroquia de San Cristóbal publicó un comunicado al respecto en su página de Facebook. El texto, firmado por el abogado Fernando Dauwe, señaló que la Arquidiócesis de Florianópolis, que tiene bajo su jurisdicción a la Parroquia de San Cristóbal, “lamenta la confiscación indebida perpetrada por la Policía Militar de Santa Catarina de la campana de una de sus iglesias”.

Aclaró que “el Código del Municipio de Itajaí (Ley 2.734/92), en su artículo 99, inciso II, permite expresamente el toque de las campanas para indicar las horas o para anunciar la realización de actos o cultos religiosas”.

Esta norma “trata el toque de la campana como una excepción a las reglas generales sobre perturbación al bienestar y al sosiego público, comprobando la arbitrariedad del acto ocurrido”.

También informaron que ya “se están tomando las medidas judiciales necesarias para solucionar esta situación”.

Fuente: ACI Prensa

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here