Compartir

El aerobismo es una de las actividades físicas más las elegidas para bajar de peso. Entre la amplia gama de ejercicios, el running fue el que superó a todos y tomó una gran difusión. Con el tiempo surgieron diferentes técnicas y se realizaron investigaciones para conocer sus beneficios, aunque el foco también comenzó a centrarse en las posibles lesiones que puede causar, relacionadas con un mal calentamiento o las excesivas distancias recorridas.

Sin embargo, parece haber perdido el puesto número uno en el podio: una investigación reveló que saltar la soga es más efectivo, por el consumo calórico y porque casi no se expone a daños musculares.

Científicos alemanes descubrieron que este ejercicio en realidad gasta más energía de lo creído si se utiliza la técnica apropiada, incluso cuando se realiza a la misma velocidad. En el estudio se examinó a diez hombres, quienes saltaron en una pista atlética con marcadores reflectantes en sus articulaciones. La estrategia más eficiente consistió en mantener en una postura rígida la pierna trasera, que aterriza por primera vez después de saltar y luego propulsa el cuerpo. El músculo que más trabaja es el glúteo mayor, que hace girar la cadera. El cuerpo se ve obligado entonces a trabajar más duro porque la potencia no viene generada desde el tobillo.

El análisis recomienda que no realicen la actividad quienes padezcan lesiones en rodillas o articulaciones, o problemas de columna, huesos, corazón o pulmones, ni personas con gran sobrepeso. A su vez, es necesario visitar a un médico antes de iniciar para una revisión general, ya que para bajar de peso no alcanza saltar como si se estuviese en el patio de la escuela.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here