Compartir

A mayor felicidad, más posibilidades de ser engañado. Un nuevo estudio realizado por investigadores de las universidades de Nueva York, Chicago y Pensilvania concluyó que las personas percibidas como muy felices son proclives a ser consideradas más ingenuas. El equipo de investigación arribó a esa conclusión después de llevar adelante varios experimentos que buscaban probar el vínculo entre la magnitud de las emociones positivas propias y las percepciones de los terceros.

Una investigación previa ya había encontrado que las personas a menudo alcanzan la felicidad a partir de la supresión de pensamientos negativos y que suelen ser más confiadas, más proclives a caer en un engaño o estafa, que aquellas menos felices. Con este nuevo estudio, se intentó conocer si este fenómeno se replica en la percepción de los demás.

En el primer experimento, los participantes -todos estudiantes universitarios- evaluaron una encuesta falsa de otro supuesto alumno universitario. La encuesta señalaba cómo se sentían con respecto a la vida en general en una escala del 1 al 11, aunque en realidad los investigadores habían inventado los resultados. Al ser juzgados, los más felices también fueron clasificados como los más ingenuos.

Los investigadores explicaron que la razón por la cual los participantes juzgaron de tal manera es que, según su percepción, los más felices perciben de forma superficial lo negativo de su vida.

En el siguiente experimento, los participantes fueron más propensos a elegir como su pareja de negociación a otra persona cuya foto lo mostraba sonriendo exageradamente. De acuerdo con la mirada de los estudiantes, a una persona muy feliz sería más fácil sacarle una ventaja en un acuerdo.

En el último ensayo, los estudiantes debían ofrecer asesoramiento a un tercero sobre la cantidad de dinero que había en un frasco. Tenían la posibilidad de decir el número que creían correcto o de brindar un consejo sesgado. En la mayoría de los casos, las personas consideradas más felices fueron engañadas.

En cuanto a las implicancias reales de estos hallazgos, los investigadores recomendaron, por ejemplo, que los líderes deberían reparar en su exhibición de felicidad para no ser engañados por sus empleados.

Las relaciones

Harvard definió qué es lo que nos hace sentir bien

Una investigación de la Universidad de Harvard ha investigado desde 1938 qué es lo que nos hace realmente felices. El actual director del “Estudio sobre desarrollo adulto”, Robert Waldinger, dijo en entrevista a la BBC que las conclusiones son muchas, pero hay una constante: “La conclusión fundamental, que vemos una y otra vez es que lo importante para mantenernos felices y saludables a lo largo de la vida es la calidad de nuestras relaciones”. El académico explicó que las personas que están satisfechas con sus relaciones mantienen su cuerpo y su cerebro más saludables por más tiempo. “Una relación de buena calidad significa que te sentís seguro, en la que podés ser vos mismo”.

Deja tu Comentario