Compartir

En los discursos previos a la votación, la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, reiteró las amenazas de retaliación que ella misma había lanzado el lunes en el Consejo de Seguridad y que luego repitiera el propio Trump.

Pese a repetidas amenazas de Estados Unidos, la Asamblea General de la ONU aprobó ayer por amplia mayoría una resolución no vinculante que rechaza el reconocimiento que hizo el presidente norteamericano, Donald Trump, de Jerusalén como la capital de Israel.

La decisión de la ONU fue respaldada por 128 votos frente a nueve en contra y 35 abstenciones, incluyendo la de Argentina. El texto presentado por Turquía y Yemen y aprobado por una amplia mayoría de los países del mundo representa la continuidad de la posición acordada en el último medio siglo dentro de la ONU.

“Todas las decisiones y los actos que pretendan haber modificado el carácter, el estatuto o la composición demográfica de la Ciudad Santa de Jerusalén no tienen efecto jurídico alguno, son nulos y sin valor y deben revocarse en cumplimiento de las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad”, sostuvo la resolución.

“Exige que todos los Estados cumplan las resoluciones del Consejo de Seguridad relativas a la Ciudad Santa de Jerusalén y no reconozcan actos o medidas que contravengan lo dispuesto en esas resoluciones”, agregó el texto, publicado en la página web de Naciones Unidas.

El 6 de diciembre pasado, Trump rompió con una política de Estado de su país y reconoció a Jerusalén como la capital de Israel, una decisión que generó festejos entre el gobierno israelí y parte de la comunidad judía y los grupos evangélicos más radicales en Estados Unidos, y repudio entre históricos aliados de Washington en Europa, la dirigencia palestina que reclama la parte oriental de la ciudad y todo el mundo islámico y árabe.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here