Compartir

Además, el Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico activó una alerta para México, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua, Panamá, Honduras y Ecuador.

México sufrió hoy su terremoto más fuerte en casi un siglo, un sismo de 8,2 de magnitud originado en el Pacífico frente a Chiapas, con un saldo preliminar de 15 muertos, según informó la mayor cadena televisiva del país citando al presidente Enrique Peña Nieto.

El terremoto tuvo lugar a las 23:49 (05:49 GMT) con epicentro en el mar, unos 133 kilómetros al suroeste de Pijijiapan, de acuerdo con el último informe del Servicio Sismológico Nacional.

Peña Nieto dijo a periodistas que diez personas murieron en el estado de Oaxaca, además de tres en Chiapas y dos en el estado de Tabasco, de acuerdo con el canal Foro TV de la cadena Televisa.

México, además, se prepara para el embate del huracán “Katia” entre el viernes y el sábado en la costa este del país.

El sismo sacó de la cama a miles de personas en varios estados del centro y sur de México. También se sintió en Guatemala y otros países centroamericanos.

Unos 50 millones de mexicanos lo percibieron en estados como Chiapas, Oaxaca, Tabasco, Veracruz, Guerrero, Hidalgo, Tlaxcala y en la Ciudad de México.

Hubo daños todavía no cuantificados en edificios, así como caída de postes de luz y ruptura de vidrios. Los servicios de emergencias realizan labores de monitoreo y recuento de daños. Los estados más afectados se anticipa que son Oaxaca y Chiapas.

“Se trató de un sismo de gran escala”, es el “mayor registrado en el país en los últimos 100 años”, dijo el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, en un mensaje televisivo momentos después del movimiento telúrico. El servicio sismológico dio inicialmente una magnitud de 8,4, pero la corrigió más tarde a la baja.

En 1985 hubo en Ciudad de México un terremoto de 8,1 seguido de una réplica de 7,9 al día siguiente, que dejó una cifra estimada en al menos 10.000 muertos en la capital mexicana. En esta ocasión el epicentro estuvo más alejado de Ciudad de México y los daños fueron pocos.

“Dios nuestro señor nos dio otra oportunidad para seguir vivos porque el temblor fue muy fuerte, muy fuerte”, dijo a dpa Ricarda Jiménez Cordero, una mujer de 70 años que sufrió una crisis nerviosa en San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

Después de que se emitiera alerta de tsunami, las autoridades pidieron a la población evacuar las zonas costeras en Chiapas y Oaxaca ante el riesgo de marea y olas de más de cuatro metros de altura. La alerta fue luego desactivada.

“No se estima que este tsunami sea de gran magnitud, más preocupan las réplicas que puedan ocurrir”, dijo Peña Nieto. Según señaló, ya hubo más de 60 -la mayor de 6,1- y podría producirse todavía una muy fuerte, superior a la magnitud 7, dentro de las siguientes 24 horas.

Peña Nieto se trasladó a la sede del Centro Nacional de Prevención de Desastres para monitorear la situación junto a miembros de su gabinete y los equipos de atención de emergencias.

El gobernador del estado de Oaxaca, Alejandro Murat, informó que se cayó un hotel en la ciudad de Matías Romero, pero que no hay todavía un informe sobre eventuales víctimas mortales. En redes sociales se difundieron imágenes del Palacio Municipal de Juchitán con graves daños.

Además de 10 muertos en Oaxaca, se reportó la muerte de tres personas en San Cristóbal de las Casas por la caída de un muro y la de dos niños en Tabasco, uno por un derrumbe y el otro, un bebé, al desconectarse por un corte de energía el respirador que lo mantenía con vida en un hospital.

Más de 1,5 millones de personas se quedaron sin luz, aunque el servicio ha sido parcialmente restablecido. Las clases se suspendieron en varios estados y en la capital para hacer una evaluación de daños en escuelas.

El gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, pidió a la población de zonas costeras evacuar sus casas y buscar refugio pronto. “Que evacuen porque es ahora de alto riesgo”, urgió Velasco. “Ahorita lo más importante es cuidar la vida de las personas”, pidió.

Esta vez, el epicentro estuvo más lejos de la capital y eso contribuyó a que en Ciudad de México los daños fueran menores. El emblemático monumento del Ángel de la Independencia de Ciudad de México se sacudió. El movimiento activó la alarma sísmica en Ciudad de México.

“Las dependencias del Gobierno de México tienen indicaciones de reunirse de inmediato, para monitorear, evaluar y tomar acciones por sismo”, escribió Peña Nieto en Twitter inmediatamente después del hecho.

“Se activa el comité nacional de emergencias para coordinar las acciones de monitoreo”, informó por su parte el ministro del Interior, Miguel Ángel Osorio Chong.

En Guatemala, el presidente Jimmy Morales dirigió un mensaje a la población a través de su cuenta oficial de Twitter, dando cuenta del “fuerte sismo” y pidió “por favor mantener la calma y estar pendientes”.

 

Deja tu Comentario