Compartir

Los representantes de Rusia en la OPAQ han detallado que recibieron las respuestas de Reino Unido la noche de este lunes 23.

Moscú no está satisfecho con las respuestas de Londres a las preguntas de la parte rusa sobre el caso de envenenamiento del ex agente doble de inteligencia Serguéi Skripal y su hija Yulia, afirma la misión permanente de Rusia ante la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ). Los representantes rusos han detallado que recibieron las respuestas de Reino Unido la noche de este lunes 23.

“Los materiales recibidos del lado británico no nos satisfacen. Ciertamente, necesitaremos tiempo para un análisis más detallado. La primera impresión fue que los británicos no respondieron a las preguntas más importantes que hicimos”, han señalado a RIA Novosti los representantes de Rusia en la OPAQ.

Por su parte, el viceministro ruso de Exteriores, Serguéi Riabkov, ha declarado que Moscú está “decepcionado” por las respuestas ofrecidas por Londres a las peticiones de información sobre el caso.

Moscú envió una solicitud con preguntas sobre el caso Skripal a Londres el pasado 13 de abril e insistió en recibir una respuesta urgente a más tardar el día 17. Reino Unido, remitiéndose a la Convención sobre la Prohibición de las Armas Químicas, respondió en un plazo de diez días.

El 18 de abril, el embajador ruso ante Naciones Unidas, Vasili Nebenzia, afirmó que el Reino Unido se niega a toda cooperación con Rusia en la investigación del caso del envenenamiento del ex doble agente ruso. Subrayó que Rusia formuló 47 preguntas sobre el caso, pero la parte británica respondió parcialmente solo a dos.

El 4 de marzo, Yulia y Serguéi Skripal fueron hallados inconscientes sobre un banco de la localidad británica de Salisbury. El Reino Unido afirmó haber hallado en su sangre un agente tóxico elaborado en la Unión Soviética. Londres responsabilizó del ataque a Moscú, que por su parte rechaza rotundamente su implicación en el caso y subraya que las autoridades británicas no han presentado ninguna prueba de que la sustancia tóxica se produjera en Rusia.

El envenenamiento derivó en una crisis diplomática entre Reino Unido y Rusia que ha desembocado en la expulsión de decenas de diplomáticos rusos de más de 20 países que avalan la posición británica.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here