Compartir

En Reino Unido Jake Coates, de 32 años, conoció a Emmy Collet cuando ambos tenían 11 años e inmediatamente se enamoraron. A los 13 años él la llamaba “mi pequeña langosta”. Al cumplir 16 años, los jóvenes decidieron empezar formalmente un noviazgo. 

En 2015 Emmy con síntomas que incluían fatiga, diarrea y ganglios linfáticos inflamados, le diagnosticaron un raro tipo de cáncer. Según le informaron en el Hospital Royal Madsen, de haberse enterado antes de su enfermedad podría haberse recuperado por completo.

Unas semanas después Coates le propuso matrimonio; en septiembre de 2016 finalmente se casaron. Antes de irse de vacaciones, meses más tarde, los médicos le informaron a Collet que la enfermedad se había diseminado por los pulmones, hígado, huesos y la columna vertebral, por lo que no iba a ser posible tener hijos.

Luego de la muerte de Collet, en junio de 2017, Coates planeó correr diez maratones para recaudar fondos en memoria de su difunta esposa y su intención de alquilar un vientre para tener el hijo con el que ella soñaba, usando embriones congelados.

Sorprendentemente en una publicación en Instagram, el viudo anunció que se enamoró de Jenna Shelby, una cordinadora de eventos que lo está acompañando en Islandia para su próxima maratón.

La foto de Shelby en su cuenta de Instagram revela un dato sorprendente: la nueva novia es idéntica a Emmy, su difunta esposa. Y el hecho de que en esa publicación la llame “mi precioso pequeño panquecito”, despertó muy diversas reacciones. La mayoría de los usuarios opina que el parecido es “espeluznante” y que ambas parecen “calcadas”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here