Compartir

Una vez más Julián y Carina, cumplen sus convicciones de vida, la humildad característica de la gente común y sencilla, la humilde la del mismo barro. Se los vio salir tipo 10 am cargaron cajas navideñas y bolsos varios, de camping se suponía, y todo apuntaba a eso ya que su dirección y camino marcaba la salida de la ciudad de Caucete, su destino era las huellas que llevan a Nikizanga, paraje caucetero enclavado en lo más inhóspito, que muchos sanjuaninos a un desconocen y allí viven un puñado de familias que no superan las veinte. Un lugar paradisíaco típico pueblo de campo nuestro, que no tienen rutas, calles, telefonía, supermercados, heladerías, hospital, remixes o taxis, ni estaciones de servicios con sus maxi kioscos y cafeterías etc. Todo lo que a diario utilizamos en las ciudades. Y son cauceteros se les debe un deber como estado y mucho mas como hermanos por ende aquí se cumple con esa premisa.

Expreso Carina Solar: siempre cuando termino un día en la secretaria, al retirarme miro por la ventana veo las montañas y me vienen a la memoria las mujeres y niños que viven en los parajes, y me digo a mi misma que debo ir siempre, para saber cómo están solucionar sus problemáticas y compartir con ellos se lo que eso significa. Ese es el motor para venir y saber todo lo que queda por hacer y eso es lo que haremos.

Expreso Julián: doy gracias a dios por este 25 de diciembre almorzando en pleno campo con mi gente, que no nos esperaban pero nos recibieron mejor que a Papa Noel (risas). Soy una persona que prometió en campaña gobernar para todos y todas, acá estoy cumpliendo, pero lo mejor es que el funcionario no deje atrás al humano, yo soy igual a ellos solamente me toca conducir el destino de mi gente, pero nunca dejare de ser el Julián del pueblo y la gente sea gobierno o no, solamente reitero el agradecimiento a dios por permitirme este día de navidad con las familias de Nikizanga.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here