Compartir

Ella se llama Betsy Ayala y es una mujer de 34 años de Houston, Texas, que llegó a pesar casi 120 kilos luego de dar a luz a su hija Isabella, en 2013.

Seis meses más tarde, según relata el Daily Mail, la mujer descubrió que su marido la engañaba.

Y por si esto fuera poco, se enteró de que él le enviaba mensajes a su amante tratándola de “gorda”.

Sin embargo, lejos de deprimirse, Betsy decidió hacer un cambio positivo en su vida y empezó a cuidarse en las comidas y a entrenar junto a su hermana.

Ahora, la madre soltera pesa 72 kilos y comparte su vida con los 34 mil seguidores que tiene en Instagram.

De alguna manera, Betsy logró que la infidelidad de su marido se convirtiera en una bendición, porque le dio la oportunidad de comenzar de nuevo.

“No sabía qué hacer conmigo misma,” cuenta, “pesaba 120 kilos y estaba con una bebé de 6 meses y todo por lo que había trabajado tanto tiempo se había evaporado.”

“Ahora sinceramente pienso que lo que hizo fue una bendición porque de otra manera hubiera seguido para siempre como estaba antes.”

“Rezaba todo el tiempo para que mi vida cambiara y mis oraciones fueron escuchadas, tal vez no de la forma en que me imaginaba, pero tuve fue la oportundidad de empezar de nuevo y esto agradecida por eso. Cambió todo en mi vida.”

Por supuesto que el camino no fue fácil: “Lloraba luego de cada entrenamiento y fue entonces que decidí que eso no me definiría y que cambiaría por mí y por mi hija.”

“Quería que ella estuviera orgullosa de su mamá y quería ser un ejemplo para ella.”

La obesidad es algo con lo que Betsy viene luchando toda la vida y en su caso fue producto de la ansiedad.

Incluso comenzó su primera dieta a la corta edad de 13 años.

“Tuve problemas de peso durante toda mi vida. Era una chica rellenita y nunca hice deporte ni actividad física por mi sobrepeso.”

En el colegio sufrió bullying y considera que comer era una forma que tenía de automedicarse.

“Tenía ansiedad y, en vez de tratar el verdadero origen de mi ansiedad, comía y eso se volvía motivo de más ansiedad. Era un círculo vicioso.”

Luego del parto, alcanzó un peso récord para ella y sufrió un estrés post parto severo. No podía dormir y no quería levantarse de la cama, pero tenía a una niña recién nacida que cuidar, así que fue un momento muy difícil para ella.

“Estuve con mi marido desde los 17 así que prácticamente dediqué toda mi vida a la relación.”

Hasta que un ella encontró mensajes en el Facebook de él que revelaron que tenía una amante… y encima él se refería a ella como “gorda p***”.

“El siempre me decía que me veía bien o trataba de que coma comida basura todo el tiempo, por eso estaba tan devastada cuando leí esos mensajes ,porque era casi como que él quisiera que sea así.”

Así que no sólo bajó de peso, sino que se sacó de encima a una persona dañina para su vida.

En marzo pasado comenzó a entrenar con su hermana, haciendo zumba y bailando tres veces por semana.

Luego comenzó a correr y a hacer pesas en el gimnasio seis veces por semana, mientras incursionó en una dieta alta en proteínas.

Ahora Betsy se siente “una persona diferente, tanto por dentro como por fuera. Siempre fui muy negativa y ahora estoy más feliz, tengo más confianza y lo más importante es que soy positiva.”

Como prueba de lo bien que está y de cómo una desgracia puede terminar siendo algo muy bueno, dice que ahora ella y su marido se llevan bien.

FUENTE:Rumbos digital

 

Deja tu Comentario