Compartir

Lee Jae-yong es acusado de sobornar al expresidente Park Huen-hye en el marco del caso “Rasputina”, que habrían permitido a Samsung obtener un trato favorable.

La fiscalía surcoreana reclamó hoy una pena de 12 años de cárcel para el heredero del grupo Samsung, Lee Jae-yong, por los cargos de soborno, malversación y ocultación de activos en el extranjero dentro de la trama de la “Rasputina”.

La petición de la fiscalía fue presentada durante la última sesión del juicio contra Lee que se celebra desde principios de marzo en el Distrito Central de Seúl, donde la acusación también propuso penas de diez años de cárcel para otros tres altos ejecutivos de Samsung, según informó la agencia local Yonhap.

Lee permanece detenido desde mediados del pasado febrero, cuando el grupo de fiscales independientes que lleva el caso presentó cargos contra él por los citados delitos cometidos presuntamente en el marco del caso “Rasputina”, y que habrían permitido a Samsung obtener un trato favorable de las autoridades.

El hombre que lidera de facto el grupo empresarial más importante del país está acusado de autorizar el desvío de 43.000 millones de wones (35,4 millones de euros/37,3 millones de dólares) a fundaciones bajo el control de Choi Soon-sil, conocida como la “Rasputina” por su amistad con la expresidenta surcoreana Park Geun-hye.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here