Compartir

La joven cantante pasó por Desayuno Americano y le contó a Pamela David de su tormentosa relación pasada que la dejó marcada. Además, repasamos un “violentómetro” que es de gran ayuda. Ante el menor signo de violencia de género llamá al 144.

 La cantante de cumbia Rocío Quiróz, se confesó con Pamela Davíd en Desayuno Americano y contó una dura historia de violencia de género que le tocó vivir con su primer novio. “Él quería que yo esté en casa, no me dejaba trabajar”, comenzó su relato.

“Él no se alegraba con mi crecimiento artístico, estaba muy celoso de que yo esté en los bailes. Mi ex novio quería que yo me quede en casa, y cantar es mi sueño desde que tengo 6 años. Era mi oportunidad, anotarme en un casting (de Pasión de Sábado), ganarlo y empezar a cantar y que la gente me conozca y me quiera”, recordó Rocío.

“Había ido a tocar a Salta, el día que llego, muy cansada, quería dormir y nada más. Cuando él llega me dice “vos estás con otro”, le dije que no, que recién llegaba de un viaje largo y estaba cansada. Cuando me doy vuelta me da una piña en el ojo”, dijo Quiroz visiblemente angustiada.

La cantante contó que después de pegarle, su ex novio comenzó a pedirle perdón. “Pero no hay perdón, ya una vez que lo hiciste lo vas a volver a hacer”, le contestó la joven.

“Ahí se fue, volvió a los minutos, se subió a mi cama y me quiso atacar con un cuchillo, me amenazaba y me decía que si yo no estaba con él no estaba con nadie más”

“Tuve mucho miedo, fue una historia demasiado dura para mí, no quiero que nadie pase lo que yo pasé”, contó Rocío Quiroz. Luego, en “Desayuno Americano” se mostró un “violentómetro” que puede ser muy útil para identificar la violencia de género desde el comienzo.

America Tv

 

Deja tu Comentario