Compartir

El sujeto entró en una crisis y destruyó a golpes los vidrios de la sucursal

No fue el mejor día de este hombre.  Es que llega fin de mes y a todos les entró alguna vez la llamada “angustia de cajero”. Y eso que es marzo. Y eso que es época de pascua, de fe, de renovación, de familia y armonía. Pues al parecer alguien no entendió el mensaje.

Ya en sí, tener  los números en rojo el día 28 del mes es estresante, imaginemos sumarle que el cajero automático te retenga la tarjeta. Sí, día de furia absoluta. Es lo que le sucedió a un sujeto que terminó obviamente preso por su conducta iracunda que lo llevó a destruir la propiedad del banco, aunque pudo pasar la noche en paz tras su descarga emocional y fue detenido durante la madrugada.

Salvando la predisposición de los empleados del banco, zambullirse en la engorrosa administración y burocracia para renovar el bendito plástico es otra historia que tampoco es la primera opción de ningún cristiano para iniciar la primera jornada inmediata  a la pascua.

El  hombre tuvo una noche de furia en el barrio porteño de Belgrano, después de que el cajero automático de ITAU le retuviera la tarjeta: el sujeto entró en una crisis y destruyó a golpes los vidrios de la sucursal y afortunadamente resultó sin lesiones de gravedad.

Esta mañana, efectivos de la policía Federal se acercaron a la sucursal y cortaron el tránsito. Los vecinos creían que se trataba de un asalto y varios medios contaron la supuesta noticia. Fuentes de la Policía Federal informaron que el agresor fue detenido. Defintivamente un lunes para el olvido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here