Compartir

Ingredientes:

4 bananas grandes pasadas (es decir blanditas).

media taza o un cuarto de taza de azúcar.

2 tazas de harina leudante.

3 huevos

aceite opcional c/n

esencia de vainilla o ralladura de limón o canela en polvo.

opcional: nueces picadas, chocolate en polvo o troceado… (yo a ésta no le puse nada).

Preparación:

Precalentar el horno fuerte mientras vamos armando la mezcla.

Enmantecar y enharinar un molde. Yo para las tortas húmedas utilizo el molde savarin o corona, que es el molde circular que tiene un agujero en el centro. Vamos, el que después la torta te queda como un anillo 😉

en un recipiente profundo pisar las bananas hasta obtener un puré con ellas. Pisarlas lo más posible. Sugiero que si tienen un pisa papas lo hagan con eso, el puré se hace en seguida. Agregarles el azúcar y revolver bien.

La cantidad de azúcar va a depender de las bananas que elijamos, mientras más blanditas estén, menos azúcar tendremos que poner porque ya tienen el azúcar concentrado propio de la fruta pasada.

Agregar los huevos de a uno y revolver.

Sugiero que primero pongan sólo 2 huevos y sí, al final de la preparación la masa está muy seca o dura, recién colocarle el otro. Dependerá de cuán húmeda les guste la torta.

Agregar el aceite, la esencia de vainilla, la ralladura de limón, el chocolate o todo lo que queramos como opcional y revolver bien hasta que quede todo mezclado.

Incorporar de a poco el harina y volver a mezclar bien.

La consistencia debe ser no muy dura, pero tampoco líquida. Más bien de una consistencia cremosa pesada… una consistencia que, cuando la coloquemos en el molde, no tengamos que acomodarla nosotros (o al menos no tanto).

Una vez colocada la torta ya en el molde para cocinar, la llevamos al horno por 15 minutos bien fuerte, y luego le bajamos la cocción a medio-bajo por 30 minutos aproximadamente. El tiempo será dependiendo de cada horno.

Para saber si ya está, lo mejor es pinchar con un cuchillo en la mezcla y, si sale limpio significa que ya está lista. Sin embargo, con las tortas húmedas aún seguirá saliendo medio sucio. Entonces, con muchísimo cuidado tocaremos la parte de arriba de la torta. Se les forma como una capita algo durita arriba, y si la apretamos muy poquito Debe estar firme aunque no sumamente dura. De todas maneras, y si aún seguimos teniendo dudas, lo mejor es ¡probar! Con cuidado, probar un poco de la masa de arriba. Nunca falla 😉

Con la práctica ya iremos conociendo el tiempo de nuestra cocina, y podremos la mayoría de las veces guiarnos por el olor de la preparación u otros trucos que vayamos encontrando.

Una aclaración, para los que tienen resto visual o si alguien les dice que les ha salido negra o morochita, no se asusten. Ese es el color que debe tener. La banana, cuando está pasada suele volverse cada vez más negra. ¡Pero no pasa nada!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here