Compartir

La ofensiva es de la bancada oficialista en el Parlamento. Intentarán que la justicia evalúe su salud mental. La maniobra se conoció luego de que Luisa Ortega solicitara a la Corte anular el proceso para la Asamblea Constituyente impulsada por Maduro.

La bancada chavista en el Parlamento venezolano pidió a la justicia evaluar la salud mental de la fiscal general, Luisa Ortega, alegando que está fuera de sus cabales y debe ser destituida, en medio de un abierto enfrentamiento con el gobierno.

“Pido conformar una junta médica, que es competencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Se evidencia que esta señora no está en sus cabales”, dijo este martes a periodistas el legislador Pedro Carreño”, tras presentar la solicitud.

Carreño señaló que espera que un equipo de peritos y psicólogos determine la “insania mental” de Ortega -confesa chavista- y si es así “su separación del cargo”.

Este martes, la fiscal pidió al TSJ -acusado de servir al gobierno- anular el proceso para una Asamblea Constituyente impulsada por el presidente Nicolás Maduro y que autorice el enjuiciamiento de ocho de sus magistrados, por considerar que han violado la Constitución.

El diputado había anunciado la solicitud de evaluación médica la semana pasada y recomendó incluso la “reclusión” de la funcionaria porque podría llevar a Venezuela a “una guerra civil”.

Pero un proceso de ese tipo para funcionarios no está previsto en la ley venezolana y en todo caso el Parlamento -de amplia mayoría opositora- es el único órgano facultado para destituir a la fiscal, explicó a la AFP la exmagistrada del TSJ Blanca Rosa Mármol.

La fiscal comenzó a distanciarse del gobierno a finales de marzo pasado, cuando sorpresivamente denunció que una decisión con la que el TSJ asumía las funciones del Legislativo -de mayoría opositora- era una “ruptura del orden constitucional”.

Funcionarios del gobierno la han tildado de “traidora” e “indigna”.

También responsabilizó a la militarizada Guardia Nacional de la muerte de un joven, supuestamente por el impacto de una bomba lacrimógena en el pecho, durante las protestas opositoras contra el presidente Nicolás Maduro, que dejan 67 fallecidos desde el 1 de abril.

Caracas, AFP/NA.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here