Puertas y vidrios rotos, detalles de bronce que se han llevado y otros destrozos causaron enojo en los visitantes. Sospechan de un grupo que estaría operando también en Albardón y en Pocito. Los serenos no hacen las rondas completas por “temor a que les aparezca un fantasma”.

Indignación es la palabra que más resaltó Sergio Pérez en conversación con Telesol Diario al hacer una denuncia por el desolador y triste panorama con el que se encontró, junto a su familia, al ir a visitar la tumba de sus abuelos en el Cementerio Municipal de Caucete.

Si bien, esta situación ya ha sucedido en otras ocasiones, en esta ocasión las conjeturas de los visitantes apuntan a los mismos encargados del lugar como los que se llevan las cosas o bien, a un grupo que se dedica a robar el bronce y que también actúa en el Cementerio de Albardón y de Pocito.

En su relato, Sergio contó que en la mañana de este domingo llegó hasta el camposanto con otros familiares y grande fue su sorpresa al ver los destrozos que había en el lugar. “Nos topamos con que en gran parte del cementerio faltaban puertas o estaban los vidrios rotos. Muchos detalles en bronce se los habían llevado y además, habían roto algunas piedras de mármol. Fue muy grande la irregularidad porque, si bien ya ha habido otros robos, ahora fue mucho más evidente”, señaló.

Al ser consultado sobre si habían pedido alguna explicación a los encargados de lugar, expresó: “Pusimos las quejas a los serenos y lo que nos dieron fue que en la noche cuando sienten un ruido no se quieren acercar por temor a que les aparezca un fantasma, ellos piensan eso. Si sienten un ruido, no van al fondo”.

Luego, continuó: “Cuando preguntamos por las cámaras de seguridad que están instaladas nos mostraron que no estaban todos los equipos y nos dieron a entender que también se los habían robado. Por lo mismo, nosotros sospechamos, como mucha gente porque no somos los primeros que presentamos esta queja en el cementerio, que la misma gente que trabaja ahí es la que se roba las cosas o son personas que conocen muy bien el movimiento”.

“No puede ser que, justamente, se lleven las puertas, los detalles en bronce, los vidrios y, básicamente te destruyan el nicho. El temor nuestro es que también dejen los cajones abiertos y salga todo el olor, con todo lo que eso implica. Y hoy se sentía muy fuerte”, enfatizó el joven. A lo que agregó: “Mucha gente se fue enojada esta mañana porque no fuimos los únicos que nos encontramos con la sorpresa de que estaba todo destruido. El mismo encargado dice que si se llevan las manijas de los cajones, en cualquier momento puede desaparecer uno. Por eso, sospechamos que hay algo extraño, hay algo que no nos cierra. Encima, hay una parte del cementerio que nunca han cerrado”.

Albardón y Pocito: otros “blancos” de destrozos

Sergio Pérez, también contó que, luego de salir del cementerio junto a su familia, en el camino a su casa en Rawson se encontraron con un control policial. Allí, aprovecharon y mostraron las imágenes y explicaron al oficial lo que había sucedido. “Nos recomendó que hiciéramos la denuncia en la Central de Policía, porque en la Comisaría de Caucete hay un montón de denuncias, pero no hacen nada al respecto”.

“Además, otra cosa que nos comentó fue que Caucete no es el único lugar donde está pasando esto, sino que también en Albardón y en Pocito. Está la sospecha de que sea el mismo grupo de gente que está dedicándose a eso, ya que es mucha la coincidencia que en tres cementerios estén pasando las mismas cosas”, añadió.

Posteriormente, dijo: “Con mi familia quedamos de acuerdo en que haríamos la denuncia particular en la Central. No quedamos con otros vecinos, ya que nosotros salimos con tanta impotencia del cementerio que nos vinimos a Rawson porque vivimos ahí. Sabemos que como hay muchas denuncias en Caucete y no se hace nada, la gente se resigna”.

“Hasta los juguetes de los bebés difuntos se habían robado, entonces a uno le da impotencia porque uno lleva un luto, una tristeza y no hay respeto ni por la gente que descansa ahí ni por la familia”, culminó expresando Sergio en su relato, entre la bronca y el dolor.

cargar mas artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Se realizó un “Bingo Mascotero” a Beneficio de Animales Callejeros y Rescatados de Caucete

Aman a los animales y por eso programan casi todos los meses distintas actividades como ve…